[SANTO]    apostadigital@hotmail.com Fecha  14/10/2003 17:49 
Host: 194.224.250.99    IP: 194.224.250.99    Sistema: Windows 98


Volver al foro Responder ¿Terroristas o resistentes?   Admin: Borrar 	mensaje
 
Mensaje
Los debates terminológicos, tan enconados como estériles, suelen revelar sin embargo una notable circunstancia: que el lenguaje no es neutral. Respecto a la situación de Irak, podemos ver en los últimos meses una curiosa controversia semántica en los distintos medios de comunicación. En las crónicas unos hablan de “terrorismo” y otros se refieren a “resistencia”.

Detrás de cada categoría no resulta difícil hallar una determinada posición política respecto al conflicto de Irak. Los medios de comunicación cuya línea editorial se mostró contraria a la invasión utilizan ahora, coherentemente, el término “resistencia” para aludir a las acciones armadas locales que sufren las fuerzas de la Coalición. Quizás sea en este punto concreto el único en que el libro de estilo de Gara y El País coincidan : ) A su vez, quienes se manifestaron a favor de la invasión no dudan ahora en tildar, también coherentemente, de “terrorismo” cualquier acontecimiento que amenace la seguridad de las tropas de la Coalición.

Esta sencillez para ubicar a unos y otros en una hipotética balanza de “a favor” o “en contra” de la actual política internacional de EEUU contrasta, no obstante, con la penosa imposibilidad de encontrar un poco de rigor en los análisis de la situación.

No vamos aquí a entrar en profundidades académicas para dirimir qué es terrorismo y qué no lo es, entre otras cosas porque la frontera de las definiciones es difusa y con frecuencia la teoría queda desbordada por la realidad práctica.

Existen múltiples definiciones de terrorismo. Por si la CIA está “monitorizando” este Foro, admitiremos la que utiliza el Departamento de Estado norteamericano. Dice así:

“El terrorismo consiste en violencia premeditada, con motivación política, perpetrada contra objetivos no combatientes por grupos no estatales o por agentes estatales clandestinos, habitualmente con el propósito de influir en una audiencia.”

No es porque la CIA o la Editorial Alfaguara (que al parecer ha secuestrado la voluntad y el raciocinio de Saramago) monitoricen este Foro, pero, esta definición me parece absolutamente correcta. De hecho, la mayor parte de textos científicos coinciden esencialmente con dicho dictamen.

La clave, al menos teórica, está en lo siguiente: “perpetrada contra objetivos no combatientes”. Traducido al cristiano: una de las características propias e inequívocas del terrorismo es que atenta contra civiles. Con una importante precisión: “cabe observar que el asesinato de un militar o de un policía en tiempo de paz no es un acto sustancialmente distinto del asesinato de un civil. En ambos casos estamos ante una víctima indefensa, lo que no ocurre cuando un grupo guerrillero embosca a una columna militar en un contexto de operaciones de guerra.”
[Avilés Farré, 2002: http://www.ugr.es/~ceas/Terrorismo/1.htm ]

Resulta indiscutible que en Irak, hoy por hoy, no podemos hablar de “tiempo de paz”. Por lo tanto, el asesinato de fuerzas militares ocupantes por parte de grupos armados locales no puede, según los propios parámetros del Departamento de Estado norteamericano, calificarse de “terrorismo”.

Ahora bien, ¿es correcto el término “resistencia”? Como es sabido se utilizó esa expresión para aludir a la oposición francesa que luchaba contra la invasión nazi. Tampoco, en este caso, es nuestra intención sumergirnos en disquisiciones sobre las connotaciones y matices de tal palabra.

Lo que sí subrayamos es que toda “resistencia” ha de contar, así ha sucedido históricamente, con un apoyo significativo de la población local, e incluso con una participación activa de ésta. Asimismo, se sabe que en Irak se han articulado varios grupos armados, todos, eso sí, bien organizados. Entre ellos, comprobado está, ya operan organizaciones fundamentalistas, de alcance y soporte global que no persiguen la reconstrucción y restitución de la soberanía del país sino que ven a éste como un puro y simple escenario más donde hacer daño al diabólico enemigo contra el que han jurado luchar a muerte.

En todo caso, y en consonancia con lo antedicho, una verdadera “resistencia” debe fijar sus objetivos en las fuerzas militares ocupantes y, además, lograr que la población nativa se implique decisivamente en la expulsión de los invasores. En este segundo aspecto, quienes están desempeñando un papel relevante son los clérigos iraquíes, por eso el Pentágono tiene tanto interés en marginarlos de la vida pública.

Hechas estas observaciones, mi conclusión es que en estos momentos en Irak hay terrorismo y hay resistencia, ambas cosas creadas y alimentadas por la invasión de Estados Unidos y sus aliados. El terrorismo no expulsará de Irak a la Coalición, pues no en vano la lucha contra ese mal es el punto principal de su retórica. La resistencia, en cambio, sí puede conseguirlo en el futuro.

Los medios de comunicación, sobre todo los de prensa escrita (que se supone facilitan mayor reflexión), tendrían que ser más rigurosos en sus crónicas y sus análisis, y no hacer suyas las simplificaciones interesadas de los políticos.

(c) L. E.
http://www.apostadigital.com
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               
 

Respuestas (2)
 


Volver Responder
 
Nombre
E-Mail
Asunto
Web
Enlace a una
imagen

Mensaje