Lemuel     Fecha  13/10/2003 12:17 
Host: 80.58.4.174.proxycache.rima-tde.net    IP: 80.38.117.47    Sistema: Windows XP


Volver al foro Responder Leído en la Red: Cuba, sí   Admin: Borrar 	mensaje
 
Mensaje
Hablando de Cuba

Ricas y famosas
Carlo Frabetti

Jorge Semprún, Edgar Morin, Catherine Deneuve, Antonio Tabucchi... ¿Qué tienen en común todas estas personas? Que son ricas y famosas (unas más famosas que ricas y otras más ricas que famosas, pero todas gozan de popularidad y excelente salud económica). Y que se han hecho ricas y famosas gracias a una calculada mezcla de inconformismo y docilidad, de talento (poco) y oportunismo (mucho).

¿Qué tienen en común Rosa Montero, Elvira Lindo, Antonio Muñoz Molina, Fernando Savater, Juan Cruz, Juan Luis Cebrián...? Que su bienestar económico y su popularidad se deben en buena medida (cuando no por completo) al grupo PRISA, y que muestran hacia sus amos la sumisión característica de los mediocres encumbrados.

¿Qué tienen en común Polanco, Cisneros, Estefan...? Que son grandes empresarios --es decir, que se enriquecen con el trabajo ajeno-- y que, además, comparten intereses económicos muy concretos en Venezuela y Miami.

No es extraño, por tanto, que todas estas personas estén contra la revolución cubana, es decir, contra Cuba (antes de la revolución, Cuba casi no existía, era poco más que una colonia estadounidense). Porque Cuba ha demostrado que la revolución es posible, que el socialismo es posible. Y que es posible, además, en las circunstancias más adversas, con la bestia imperialista mordiéndole el calcañar.

Por eso los neofascistas, los neoliberales, los socialdemócratas, los "nuevos filósofos" y los posmodernos (ramas del mismo tronco, del viejo y podrido tronco del capitalismo) están contra Cuba. Por los privilegios que ya tienen o que creen tener al alcance de la mano. Porque en una sociedad en la que todos comen, en la que todos tienen acceso a la enseñanza y a la sanidad gratuitas, hay poco margen para los privilegios individuales, y menos aún para enriquecerse con el trabajo ajeno.

Lo cual no quiere decir que en Cuba la situación sea idílica: hay contradicciones, injusticias (la pena de muerte siempre es injusta, incluso en una situación de asedio como la que está viviendo la isla), desigualdades, corrupción, tabaquismo, alcoholismo... Como en todo el mundo, dicen algunos benévolamente. Pues no, como en todo el mundo no: mucho menos que en el resto del mundo, mucho menos que en la "democrática" España, sin ir más lejos, y con la contrapartida de un bienestar social básico sin precedentes. Nunca antes, en ningún lugar (en ningún país de varios millones de habitantes, al menos), se había dado una relación "calidad-precio" (calidad de vida, precio económico y administrativo) tan favorable para todos, tan esperanzadora. Nunca antes el viejo trípode revolucionario -- libertad, igualdad, fraternidad-- había tenido una base de sustentación tan amplia, un equilibrio tan estable. Nunca la competitividad había retrocedido tanto ante la solidaridad y la colaboración.

Después de varias semanas en Cuba, recorriendo la isla con toda libertad y visitando desde los despachos ministeriales hasta las más humildes viviendas campesinas, he tenido que modificar (y no solo intelectualmente, sino también visceralmente, vivencialmente) mi concepto de pobreza. En Cuba hay escasez, pero no hay miseria, ni material ni moral. El pueblo cubano es el más amable, vital y alegre que jamás he conocido (si tuviera que destacar una sola impresión de mi viaje a Cuba, sería esta: por todas pertes se ven niños saludables y sonrientes; no he visto --y creo que es un excelente indicador social-- a un solo niño llorando; no he visto a un solo adulto regañando o reprimiendo a un niño). Y el respaldo del pueblo cubano a la revolución es, si no total, ampliamente mayoritario.

Por eso en esta nueva y desigual batalla de la vieja guerra de siempre --la eterna guerra de los ricos contra los pobres--, tantas personas ricas y famosas están contra Cuba.

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               
 

Respuestas (5)
 


Volver Responder
 
Nombre
E-Mail
Asunto
Web
Enlace a una
imagen

Mensaje