[SANTO]     Fecha  7/07/2003 23:41 
Host: 130-madr-x23.libre.retevision.es    IP: 62.83.14.130    Sistema: Windows 98


Volver al foro Responder El cuarto cielo.   Admin: Borrar 	mensaje
 
Mensaje
“Nuestra miserable especie está constituida de tal modo que los que marchan por el camino trillado arrojan siempre piedras a quienes enseñan un camino nuevo.” Tomo prestada la frase a Voltaire para comenzar este post, y así me apunto a la moda reconfortante de despotricar contra trepas, sabihondos, chaqueteros y otros personajes públicos de corrompida catadura.

Ya que le tengo a mano —no se vaya a escapar— empiezo despachándome al impío filósofo parisino. ¡Qué decir de ese sodomita apóstata, de ese burgués epicúreo que se pasaba la vida de castillo en castillo y se permitía el lujo de hablar de libertad mientras barcos de su propiedad comerciaban con esclavos!

Pero vayamos a la rabiosa actualidad —nunca mejor dicho lo de “rabiosa”—, que al fin y al cabo es lo que importa. Ajustemos cuenta con ese adlátere del poder, tertuliano a sueldo del gobierno, que es Fernando Savater. Por Dios [labios apretados y gesto indignado], ¡si la cosa viene de lejos! Hace más de quince años Jesús Ibáñez ya denunciaba que Savater y Aranguren se habían escorado a “la derecha”. Señores, no se dejen cegar por el deslumbrante presente: a este mal vasco ya lo tildó la policía franquista de “anarquista moderado”. ¡Ya se intuía por entonces ese ominoso giro a la derecha!

Y de Aranguren, qué decir. Un filósofo que, aunque al margen de toda iglesia, se atreve a plantear a Dios como algo posible, con escepticismo pero también con ánimo de profundizar en una ética humanista. En resumidas cuentas, ¡un moderado! Qué desfachatez.

La sangre me empieza a hervir ya cuando hablamos de otros conmilitones del sistema. Fíjense por ejemplo en el juez Baltasar Garzón. Un personaje que sólo se mueve por intereses execrables. Primero quiso entrar en política y ahora pretende el Nobel de la Paz. ¡Qué deleznable! Su horrible catadura moral le permite sentar en el banquillo a militares y jefes de estado extranjeros, acusados de crímenes contra la humanidad, abuelitos enfermos que sólo anhelan reposo. En cambio, mira para otro lado en casos flagrantes de asesinos demostrados como Felipe González y muchos otros que han convertido a este país en un reino de tortura.

Ay, “este país”..., todavía hasta tenemos “presos políticos”. Me refiero a los héroes que luchan por la independencia de esa nación del norte oprimida por el centralismo. Chavales jóvenes y sanos a los que la terrible policía del régimen detiene acusándoles de haber disparado en la cabeza a un empresario o haber hecho volar un automóvil con dos agentes dentro. No conformándose con acusarles de tan graves acciones, de muy dudosa fiabilidad, encima les someten a interrogatorios severos, donde nunca falta la tortura y la vejación. Para colmo, luego hay tipos como Ernest Lluch, que se permiten el lujo de pedir “diálogo”. En el fondo, muy en el fondo, hay que disculparles, porque mucha de esa gente, centralista y burguesa, se expresa desde el resentimiento. Fíjense en sujetos como Enrique Mújica, ¡habla como si le hubieran asesinado a un hermano! O el propio Lluch, que últimamente guarda un silencio tan sepulcral y sospechoso que parece que esté muerto. Algo tramará.

Sigamos la lista de gente despreciable. Zapatero. Qué risa. Qué pena. ¿Dónde va este hombre? ¡Otro moderado! ¡Pero si le han tenido que colocar hombreras en las chaquetas y perfilar las cejas para que resulte más agresivo. Y Simancas, ay, madre. ¿Es que nadie le ha explicado a este emigrante que en Madrid todos somos ricos y prósperos y que sólo queremos que nos gobierne la angelical Esperanza Aguirre? ¿Es que nadie le ha dicho que sus potenciales votantes son gente joven y de mediana edad que le considera un tipo majo pero que debido a su desencanto con el régimen y el sistema no piensan ir a votar?

Alguien tendría que informar a Zapatero y Simancas que la gente guay de este país ya no dice “PSOE” o “PP”, sino PPSOE. Así se economizan letras. Estamos en la era del SMS, los emoticones y las abreviaturas.

¡Quedan tantos por vilipendiar! No se olviden de Cristina Almeida, la gorda, Antonio Escohotado, el yonki, José María Mendiluce, el maricón, Bill Clinton, el adúltero, Alfonso Guerra, el corrupto, Lula Da Silva, el vendido... , la lista es interminable. La mayoría son burgueses, algunos advenedizos y otros no tanto. Se les cala muy pronto: empiezan fuerte y luego se vuelven tibios, acaban buscando prebendas y aliándose con lo más reaccionario del sistema.

Señores, no se dejen embaucar por esa gentuza traicionera. Apuesten sobre seguro a individuos de moral recta, que no decepcionan, que permanecen indemnes a las felonías del tiempo. Observen, por ejemplo, a Fidel Castro. Cada una de sus ejecuciones son una lección moral. Su resistencia al demonio norteamericano no tiene parangón. Hay que adherirse a pensadores que no varían un ápice su decorosa trayectoria. Por ejemplo, Haro Tecglen, que aún hoy sigue hablando de “nacionales” y “republicanos”. A un tío segundo mío, antiguo sargento del ejército republicano, lo hemos tenido que meter en un sanatorio, por lo mismo. Pero claro, mi familia, aunque roja de origen, ha perdido ya todo norte y camina bajo la égida burguesa y conservadora.

En todo caso, señores, cuando insulten al presidente Aznar, no se olviden de incluir en el mismo saco a toda la morralla moderada y aburguesada que, haciendo de tripas corazón, he ido citando. A fin de cuentas, esto es como una pelea en el barro: o nos ensuciamos todos o ninguno.

Eso sí, en nuestra “miserable especie” —que nombraba Voltaire— siempre habrá baluartes impolutos, héroes del pueblo que no se venden. Sigan ciegamente su senda, y, por lo que más quieran, desconfíen de los “moderados”.

L. E.


“Una secta de persas dice que Adán y Eva fueron creados en el cuarto cielo, donde no estaba permitido cagar. Pero Eva hizo un pastel y se lo dio a su fulano, por lo que tuvo que ir al retrete en la tierra, que es la cloaca del universo. Pero ¿para qué necesitaban culo en el cuarto cielo?”

Voltaire
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               
 

Respuestas (5)
 


Volver Responder
 
Nombre
E-Mail
Asunto
Web
Enlace a una
imagen

Mensaje