Lemuel     Fecha  7/07/2003 19:30 
Host: 80.58.4.172.proxycache.rima-tde.net    IP: 80.38.117.47    Sistema: Windows XP


Volver al foro Responder Contorsionismos   Admin: Borrar 	mensaje
 
Mensaje
En Euskadi, Gobierno nacionalista central y aparatos jurídicos a su servicio se esfuerzan día tras día por hacer la puñeta a buena parte de los ciudadanos. La así llamada Ley de Partidos del PPSOE ha convertido de hecho en forajidos a tropecientos mil vascos. Los medios periodísticos que han osado denunciar ese intolerable estado de cosas y llamar sin rebozo al pan pan y al vino vino (Ardi Beltza, Egin, Gara), han sido y siguen siendo sistemáticamente silenciados y eliminados por el implacable brazo legal del Eje del Bien, i. e., por el juez protonobel don Baltasar Garzón. Ha habido y sigue habiendo periodistas en la cárcel, profesionales que, recurriendo a la huelga de hambre o por otros medios pacíficos, han protestado y siguen protestando contra las mordazas, contra la brutal represión a la que se les somete por parte del nacionalismo central español.

Así que el Gobierno nacionalista central español y los correspondientes intelectuales y artistas del pesebre se muestran justamente indignados por la terrible situación del periodista Alí Lmrabet, en huelga de hambre. El pasado viernes, sin ir más lejos, la ministra-zombi Palacio ha expresado ante su homólogo marroquí "la preocupación humanitaria (sic!) del Gobierno español" ante un caso tan sangrante.

Todo el mundo sabe que en Euskadi, en comisarías y cuartelillos, se aplica de manera sistemática y casi rutinaria la tortura policiaca a ciertos detenidos sospechosos de ser simpatizantes o colaboradores del terrorismo etarra o de sus múltiples, proteicos "entornos". La brutalidad que se reserva, así mismo, a incontables inmigrantes "sin papeles", favorecida por la infame Ley (así llamada, al estilo nazi) de Extranjería es, por otra parte, sobradamente conocida también por todo aquel que tenga ojos y oidos y quiera utilizarlos. Son incontables las denuncias hechas, los informes elaborados al respecto, muchos de ellos espeluznantes. Amnistía Internacional y otras muchas organizaciones de derechos humanos, incluso la propia ONU, han exigido una y otra vez, aunque inútilmente, que se ponga fin a esta lacra terrible.

De modo que don Baltasar Garzón, nuestro celebérrimo paranobel, está siendo muy aclamado por haber conseguido la extradicción del feroz torturador argentino Cavallo, a quien se propone procesar y castigar como se merece.

Las felonías, las arbitrariedades, los incontables crímenes masivos del imperialismo yanqui, el clima de terror mundial instaurado por el régimen de extrema derecha gobernante en Washington escapan, creo yo, a toda humana calificación. Las cosas llegan a veces a un punto en que a las gentes sencillas como yo nos faltan las palabras necesarias para adjetivarlas. La forma en que los amos del mundo pisotean y se ciscan todos los días en el Derecho internacional, el talante con el que imponen la más absoluta impunidad para sus desmanes pasados, presentes y futuros, provocan la indignación y, por qué no decirlo, el odio de las personas medianamente decentes.

Por lo tanto, el infecto vasallo del boss Bush, nuestro Führercito del Bigotico, así como la legión de intelectuales y artistas que comen en su mano, nos exigen que protestemos con la mayor energía por la suerte que corren en Cuba los benditos "disidentes" a sueldo de Washington, es decir, que nos pongamos con toda claridad a favor de ese terrorismo bueno, y que condenemos a pleno pulmón y sin parar a ETA, es decir, que nos posicionemos inequívocamente en contra de ese otro terrorismo malo. Pues ya se sabe: quien no está con el del Bigotico y los suyos está contra el del Bigotico y los suyos.

"Esta democracia da vergüenza", decía recientemente Rafael Sánchez Ferlosio. En efecto, don Rafael, es lo menos que se puede decir. Aunque no a todos les da vergüenza.


                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               
 

Respuestas (6)
 


Volver Responder
 
Nombre
E-Mail
Asunto
Web
Enlace a una
imagen

Mensaje