[SANTO]     Fecha  17/10/2003 12:05 
Host: 194.224.250.99    IP: 194.224.250.99    Sistema: Windows 98


Volver al foro Responder Carta a Juan Pablo II   Admin: Borrar 	mensaje
 
Mensaje
Señor Wojtila:

Ahora que usted está apunto de marcharse (no tarde demasiado, que Copito de Nieve le lleva alguna ventaja en la apuestas), me va a permitir que le envíe esta misiva. Lo hago, ya se imagina, en calidad de enemigo íntimo, y un poco con ánimo de hacer balance de su largo papado.

Su inteligencia y agudeza son mayores que las de sus fieles, hagiógrafos y demás palmeros, y por tanto soy consciente de que, en su interior, sabe que no han sido tantos los éxitos que ha cosechado en todos estos años.

Su buena mano para el marketing no se ha visto acompañada de resultados en aspectos decisivos de la vivencia de su religión. Los devotos, jóvenes y viejos, ricos y pobres, que siempre le han venerado y seguido en sus viajes, no cumplen en la realidad cotidiana los dogmas que usted les impone. Señor Wojtila, su papado ha sido, en términos sociológicos, el de la absoluta disonancia, por parte de los católicos, entre creencias y prácticas.

Estamos de acuerdo en los nombres de los culpables: la democracia, el capitalismo, el individualismo... Amigo Karol (permítame la familiaridad), sus fieles le aplauden por haber sido capaz de derribar el comunismo. Pero usted sabe que el “monstruo” cayó sin que nadie lo empujara, por colapso, y que luego se produjo un efecto dominó.

Por otro lado, ¿es usted consciente de que, durante su papado, la brecha planetaria entre los más ricos y los más pobres ha crecido hasta límites jamás conocidos? Ya, no se preocupe, tenemos identificados a los culpables.

Ha conseguido, empero, el primero de los propósitos que le fueron encomendados: procurar la supervivencia de la Iglesia. Es el objetivo principal de su organización (¿y de cuál no?) y lo ha cumplido.

Notable en marketing y gestión, pero suspenso en teología. Resulta paradójico de un hombre culto e interesado por la filosofía y el pensamiento. En cada controversia teórica, señor Wojtila, ha tomado el siempre el camino que eliminaba con mayor fuerza las opciones de la libertad, la razón y el sentido común.

Finalmente, estuvo con nosotros en el intento de frenar los planes bélicos del Gobierno de Estados Unidos. No le hicieron caso, señor; a nosotros tampoco. Supongo que eso nos hermana de alguna manera.

Después de que tuviera la brillante idea de aclarar que el cielo y el infierno son lugares metafóricos, albergo la esperanza de que, en el futuro y en ese no-lugar indeterminado y atemporal, podamos volver a encontrarnos.

Que su tránsito a la vida eterna sea lo más plácido posible.

Posdata: Bese, por mí, la mano del señor Ratzinger; dígale que, tras la Fumata Blanca, nos veremos, y que los enemigos de la Infame seguiremos incordiando, cual moscas molestas en putrefacto muladar.

L. E.
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               

Imagen:

http://sweet.ua.pt/~fmart/images/sys/erclinf.gif
 

Respuestas (1)
 


Volver Responder
 
Nombre
E-Mail
Asunto
Web
Enlace a una
imagen

Mensaje