irichc     Fecha  27/03/2003 17:09 
Host: dom14-163.menta.net    IP: 62.57.117.163    Sistema: Windows 98


Volver al foro Responder Balance en la sobremesa   Admin: Borrar 	mensaje
 
Mensaje
Esta guerra no puede traer nada bueno. Si los americanos vencen, el mundo musulmán podrá sentirse víctima y rehén de Occidente. Pero si los marines regresan a casa derrotados, será el terrorismo islámico el que nos convierta en rehenes.

Esta guerra va a lograr exactamente lo contrario de lo que teóricamente pretende, aunque nadie sea tan ingenuo para creer que realmente pretende eso, a saber:

1) Por un lado forzará a los países árabes a una escalada nuclear, como hizo notar kolokao en uno de sus posts en el foro de sociología. Creo que esta observación nos da una clave de la guerra: no atacamos a Saddam porque tenga armas de destrucción masiva, sino porque sabemos de buena tinta que no las tiene. Así que, en lugar de prevenir la proliferación de esa clase de armas, la fomentará en ambos bandos, occidental y musulmán, desarrollado y subdesarrollado. Huelga decir que, para los exportadores, ello constituye un negocio inmenso.

2) En segundo lugar, lejos de defenderse los derechos humanos, se someterá a millones de personas a una masacre, y a la subsiguiente catástrofe humanitaria, sólo por la imposición de una idea. Como si el derecho no existiera y retornáramos a la ley de la selva, como si los atacados fuéramos nosotros en lugar de los atacantes, entraremos a sangre y fuego con la consigna "vive libre o muere".

3) Por último, el terrorismo. ¿Con qué autoridad moral lo condenaremos? ¿Podrá llamarse terroristas a aquellos que hacen en suelo extranjero lo mismo que nosotros en el suyo, sólo que con medios privados y en la clandestinidad? ¿Qué nos distingue? ¿Acaso una mayor pureza en nuestros ideales políticos? ¿Y la demostramos atacando a un país indefenso para apoderarnos de su petróleo como el que no quiere la cosa?

Ya de paso, sobre la impropiedad de cierta terminología: Hay que distinguir las guerras (promovidas como respuesta armada bien a hostilidades graves y continuadas, bien a la modificación del statu quo de un territorio, bien a la violación de un tratado internacional) de las agresiones (promovidas unilateralmente por políticas expansionistas o colonialistas). Asimismo, cabe diferenciar también las meras agresiones (entre países fronterizos) de las agresiones imperialistas (entre países distantes, incluso de continentes diversos). La "guerra" contra Iraq estaría, según creo, en este último grupo.

Sobre el término "liberación": Las liberaciones se dan precisamente ante una invasión, pero aquí libertadores e invasores son los mismos, lo cual es absurdo.

Daniel.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                
 

Respuestas (5)
 


Volver Responder
 
Nombre
E-Mail
Asunto
Web
Enlace a una
imagen

Mensaje